José Manuel Agud, la jubilación tranquila