Luis Galera, la merecida jubilación de un hombre sereno