Adolfo Delgado: “La integración supone una mayor colaboración entre todos los niveles asistenciales y movimientos sociales”

Entrevistamos a Adolfo Delgado, Director de Integración Asistencial de la OSI Araba
con motivo de la celebración, hoy 12 de abril, del
“Día de la Atención Primaria”

¿Cómo ha evolucionado la ‘medicina de familia’ en los últimos años?

Las tres últimas décadas han supuesto, más que una evolución, el asentamiento de la Atención Primaria moderna, en la que la atención poblacional, la prevención y promoción de la salud y el trabajo en equipo y multiprofesional son sus signos de identidad. Además, la identificación de condicionantes y determinantes de salud ha permitido detectar de manera anticipada factores de riesgo que han contribuido a intervenir precozmente en grupos poblacionales, contribuyendo de manera eficaz al aumento no solo de la cantidad sino también de la calidad de vida. La accesibilidad, la proximidad y una relación muy personal entre profesionales y pacientes, son otras de las características que hacen de la Atención Primaria un nivel asistencial clave en la mejora de los indicadores de salud de nuestra población.

¿Cuáles han sido los resultados más relevantes que ha conseguido la Atención Primaria y que se reflejan en la calidad de nuestra salud?

Se podría destacar dentro de las actuaciones más eficaces, la implantación de medidas higiénicas, la cobertura del 100% de pacientes diabéticos, los programas de deshabituación tabáquica, la disminución de las enfermedades transmisibles, la regulación de la planificación familiar, el programa de salud infantil y los distintos cribados poblacionales tanto de enfermedades congénitas como de origen oncológico.

¿Crees que se ha quedado algo en el camino respecto a la concepción inicial de la Atención Primaria?

En todo caso, la profundización en alguno de los objetivos, ya que el cambio cultural y profesional, además de profundo, era muy extenso y en algunos casos no se ha conseguido penetrar en muchos aspectos como la capacidad de resolución de algunos procesos patológicos, ya que la limitación de accesos a pruebas de diagnóstico nos ha hecho quedar a medio camino y depender en exceso de interconsultas al hospital.

¿Qué aspectos son los más gratificantes de trabajar en Atención Primaria?

Una de las características de la Atención Primara es la atención longitudinal a lo largo de la vida, lo que nos permite establecer vínculos muy estrechos con nuestros pacientes y su entorno y favorece un reconocimiento social muy gratificante. Desde el punto de vista profesional, el poder intervenir en procesos de salud y en situaciones de enfermedad muy diferentes y variadas nos obliga a estar muy actualizados y tener una visión íntegra de la persona, lo que siempre es muy motivador.

Hay una relación más directa con pacientes y población…

Efectivamente, y eso hace que sea una especialidad muy dinámica con muchas posibilidades y oportunidades profesionales.

¿Crees que la Atención Primaria está lo suficientemente reconocida entre los propios profesionales sanitarios?

Creo que esa es un área de mejora. En los últimos años también se ha vivido un desarrollo de la medicina basada en la organicidad y muy tecnológica. Esto se ha puesto por distintos motivos en el foco, dándole en mi opinión un excesivo protagonismo a la subespecialización en detrimento de la superespecialización de la Atención Primaria. Esto ha dado lugar a una impresión falsa de que la complejidad está en el hospital, quedando la Atención Primaria para los temas sencillos, lo que ha llevado a un desinterés por parte de las nuevas generaciones de médicos y enfermeras y a una menor valoración por parte de la sociedad hacia el trabajo de la Atención Primaria.

¿Cuáles son los retos más próximos de la Atención Primaria alavesa en el contexto de la OSI Araba?

El sistema sanitario tiene un gran reto, que es su transformación para mejorar su eficacia y eficiencia con el fin de afrontar la nueva situación demográfica y sanitaria que es la atención de la cronicidad compleja. Esta transformación pasa y nadie lo pone en duda, por la intervención más activa y más resolutiva de la Atención Primaria, ya que la población con enfermedades crónicas complejas vive en su medio comunitario habitual, que es el medio donde la responsabilidad recae en la Atención Primaria. Además, el gran papel en prevención de la Atención Primaria también debe transformarse interviniendo más directamente en, con y para la comunidad. Estos dos retos nos llevan a un cambio organizativo basado en acciones colaborativas entre todos los niveles asistenciales y movimientos sociales. El trabajo en red debe sustituir al trabajo en compartimentos y la gestión de casos, a las derivaciones. En la OSI Araba hemos dado ya los primeros pasos para conseguir estos retos.

¿Qué mejoras o beneficios supone para el profesional la integración de la Atención Primaria con la especializada?

Estos cambios adaptativos se están realizando ya desde hace unos años y son continuos y constantes, pero es preciso que existan momentos disruptivos que aceleren el proceso dando impulsos significativos. La creación de organizaciones integradas responde a uno de estos momentos que significan puntos de inflexión en nuestras tendencias adaptativas. La integración debe animar y facilitar la adquisición de más responsabilidad por parte de la Atención Primaria y mayor liderazgo en la gestión de la complejidad. Esta es una apuesta firme por parte de la dirección de la OSI Araba.

¿Y para la persona usuaria?

Una atención integrada no solo entre niveles asistenciales sino también con otros recursos comunitarios (ámbito socio-sanitario, educación…) permitirá una atención más eficiente con mejores resultados en salud y seguridad, además de simplificar los procedimientos acomodándonos al paciente y no al revés. Además, debemos asegurar la equidad en la atención, ofreciendo los servicios que cada persona precise en relación a sus necesidades.

¿Cómo ha evolucionado la historia clínica en la Atención Primaria?

Una herramienta fundamental para la integración es que cada paciente tenga una única historia clínica a la que todos los profesionales que tengan que intervenir con el paciente puedan acceder con facilidad, asegurando la confidencialidad. Esta historia clínica única permitirá la colaboración entre profesionales además de ser un sistema de transmisión del conocimiento. El paciente también debe poder acceder de manera sencilla a su propia historia. Esto no es ciencia ficción. Lo estamos pilotando ya en la OSI Araba y será una realidad en pocos meses.

Tenemos residentes en los centros de salud. ¿Qué papel tienen la docencia y la investigación en la Atención Primaria?

Todo nivel asistencial que quiera ser eficaz, reconocido y útil a la sociedad debe tener implementados un sistema de docencia y de investigación. Estos sistemas nos permiten estar actualizados y activos, además de asegurar una continuidad de los profesionales bien capacitados. Son dos elementos claves con los que contamos en la Atención Primaria de la OSI Araba, pero que es preciso potenciar. En investigación debemos incrementar el volumen en ensayos clínicos y en docencia tenemos que responder al reto de incrementar los tutores y de implementar un nuevo sistema de formación postgrado multiprofesional.

Háblanos de las actividades no clínicas en los centros de salud, del papel de la Atención Primaria en la comunidad…

Como he comentado anteriormente, la salud comunitaria con carácter preventivo y que permita el empoderamiento de la persona usuaria en la gestión de su salud es un elemento clave en la actual concepción de la Atención Primaria. Además, existe evidencia suficiente para asegurar que la participación del ciudadano en la gestión de sus procesos crónicos es la única forma de conseguir resultados satisfactorios en clave de salud personal y poblacional. Por eso, la intervención comunitaria como proceso básico y las actividades grupales pasan a ser imprescindibles. Además, el ciudadano debe participar en la gestión de los sistemas de salud. En la nueva OSI Araba estamos trabajando en los procesos de atención centrados en las personas, que significa no solo una atención para las personas sino con las personas y al lado de ellas. Además, las nuevas tecnologías de la información y las redes sociales deben formar parte de nuestros recursos para relacionarnos con la comunidad.