Menos insulina gracias a la Dieta Mediterránea

Cardiólogos de la OSI Araba, junto a investigadores del CIBEROBN descubren que la dieta mediterránea, rica en aceite de oliva virgen, es capaz de reducir a largo plazo la necesidad de medicación en diabéticos

El Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER), en su área temática de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), es un consorcio integrado por 33 grupos de trabajo nacionales de contrastada excelencia científica, que centra su labor investigadora en el estudio de la obesidad, la nutrición y el ejercicio físico a fin de generar conocimiento útil para la práctica clínica, la industria alimentaria y la sociedad en su conjunto.

Esta institución trabaja además sobre los beneficios de la dieta mediterránea, la prevención de alteraciones metabólicas, la obesidad infantil y juvenil, y la relación entre la obesidad y el cáncer.

La diabetes ha alcanzado en la actualidad proporciones epidémicas y afecta a más de 450 millones de personas en todo el mundo, situándose a la cabeza de los problemas más graves de salud pública.

En el Estado, una de cada 10 personas adultas sufre diabetes tipo 2. Investigadores del CIBEROBN de la Universidad de Navarra desvelan que la Dieta Mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra podría reducir a largo plazo, hasta un 22%, la necesidad de medicación en pacientes diabéticos. El avance acaba de ser publicado en la revista Diabetes Care y se enmarca en el estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea).

Los resultados son fruto de un ensayo clínico de gran tamaño que valoró a 3.230 enfermos de diabetes durante 3,2 años, asignados al azar a tres dietas: dieta mediterránea con aceite de oliva virgen, dieta mediterránea suplementada con frutos secos mixtos y dieta baja en grasas (grupo control).

Se constató que los asignados a dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra, reducían relativamente en un 22% la necesidad de iniciar medicación antidiabética en comparación con el grupo control.

Fernando Arós, autor senior del estudio, afirma que «la menor necesidad de medicación (ya sea oral o inyectable) con el patrón de dieta mediterránea y aceite de oliva virgen extra probablemente refleje el mejor control glucémico que se obtuvo con esta dieta durante el largo seguimiento del estudio PREDIMED”, algo que secunda el primer autor del estudio, Javier Basterra-Gortari, del Servicio Navarro de Salud e investigador asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, quien añade: “el efecto favorable probablemente se deba causalmente al cambio logrado en la composición general del patrón dietético usado en PREDIMED. No se puede explicar por consumir menos calorías, hacer más actividad física o por pérdida de peso, ya que tales aspectos no formaban parte del ensayo PREDIMED y no hubo diferencias al respecto entre los tres grupos».