Un coche eléctrico para los niños y niñas ingresados en Pediatría del HUA Txagorritxu

Con la intención de reducir el estrés de las y los pequeños en los minutos previos a la realización de determinadas pruebas médicas, la Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil (LINCECI), ha donado un coche eléctrico a la OSI Araba

LINCECI comenzó este proyecto solidario el pasado 5 de diciembre en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. Siguiendo su filosofía, se ha unido a la Red Alegría de la asociación una nueva iniciativa, la campaña solidaria “Valientes al volante” en la que colaboran las empresas Ataacars y Engie.

El objetivo es conseguir que las niñas y niños que se encuentren hospitalizados y tengan que recibir su tratamiento, puedan trasladarse conduciendo un coche eléctrico y convertir ese complicado momento en uno más ameno y tranquilizador también para madres y padres.

LINCECI es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja en todo el estado y en Perú. Sus pilares fundamentales son la infancia, la pobreza y el cáncer. Partiendo de estas tres premisas ha ido creando distintos proyectos solidarios cuya finalidad es mejorar la calidad de vida de los más pequeños.